Buscador de Poemas



Un día de estos me voy a hartar
De todo, prepararé mis maletas
Y me iré sonriendo sin volver
La vista atrás.

Preguntare por tu nombre
Y buscaré tu dirección,
Recorreré pueblos, trenes
Y carreteras y cuando llegue
A mi destino final tocare la
Puerta y preguntare por ti.

Saldrás y me miraras indiferente
Entonces compararé tus rasgos
Con la fotografía que me regalo
Mamá.

Te diré que te quiero mucho,
Que me has hecho mucha falta.
No, mejor no. Soy un cobarde,
Las lagrimas me traicionarán.

Entonces te daré un abrazo
Y hundiré mi cara en tu pecho
Y cuando logre articular palabra
Alguna te llamare: Papa!
Anónimo


Que hermosa la noche
que cobija nuestros sueños,
que acuna despertares,
que acoge en su silencio.

Serenidad oscura de tus besos,
sosiego de la calma adormecida,
una noche en amor pacificada
que reposa en la hondura de mi pecho.

Un cántico inocente que a lo lejos
la voz de un pájaro derrama,
la noche enamorada que te alaba,
la luna fugitiva es tu reflejo.

El aire refrescante, tu mirada
escondida entre los márgenes del cielo
abarcando la insignificancia de mi nada,
encendiendo mi esperanza en tu recuerdo.

Sé que estás, sé que me miras desde dentro,
tus pasos dejaron sus huellas en mi huerto,
perfumaste el jardín de mi aposento,
estás presente en cada cosa y en mis sentimientos.
Amor en la Noche enviado por - Jorge Flores


Cuatro letras que compone esta palabra,
esta palabra tan hermosa,
que nos llenan de cosas maravillosas,
de sentimientos hermosos,
que nos pintan la vida de colores precioso,
de momentos gloriosos,
que compartimos con nuestra pareja,
que elegimos para derramar estos sentimientos,
que guardamos dentro para este preciado momento,
donde dos almas se juntan en silencio
para forjar este sentimiento,
en las almas de dos seres que se aman mutuamente.

Cuatro letras tan sencillas,
y tan difíciles de describir,
hasta hoy en día,
nadie ha podido describir.

Que compleja es la vida,
sin este sentimiento,
que se clava allí dentro,
del alma y del pensamiento,
para dejar crecer a fuego lento,
todo el amor que llevamos dentro,
y expresarlo en su momento,
a la persona que nos hace estallar
este sentimiento.

Autor: Fernando Jose.


Ella no fue entre todas, la más bella,
pero me dio el amor más hondo y largo.
Otras me amaron más, y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.
Acaso fue porque la amé de lejos,
como una estrella desde mi ventana...
Y la estrella que brilla más lejana
nos parece que tiene mas reflejos.
Tuve su amor como una cosa ajena
como una playa cada vez más sola,
que únicamente guarda de la ola
una humedad de sal sobre la arena.
Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,
como el agua en un cántaro sediento,
como un perfume que se fue en el viento
y que vuelve en el viento todavía.
Me penetró su sed insatisfecha
como un arado sobre la llanura,
abriendo en su fugaz desgarradura
la esperanza feliz de la cosecha.
Ella fue lo cercano en lo remoto,
pero llenaba todo lo vacío,
como el viento en las velas del navío,
como la luz en el espejo roto.
Por eso aún pienso en la mujer aquella,
la que me dio el amor más hondo y largo...
Nunca fue mía. No era la más bella.
Otras me amaron más ... Y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

 José Ángel Buesa

Copyright © 2011 Poemas de Amor Romanticos. RenzoRiky, Poemas20 | Posts RSS | Comments RSS