Para  decir con palabras que te adoro,
Cada día invento versos con ternura,
Con solo mirarte soy feliz, dulce tesoro
Y se escapa  fugaz al infinito mi  locura.

Tu amor ha dado luz a mis sentimientos,
Tus caricias son manantiales de cortesía,
Deseo ofrendar todos mis pensamientos,
A la memoria de tu ímpetu sin fantasía.

 Si  tus  ojos se posan  en mi existencia,
Mi alegría es un universo indescriptible,
Es que tú eres indisoluble mi vivencia,
Y  tus mimos me vuelven  más sensible.

Deseo que jamás abandones mi cariño,
Piensa  que todos tus encantos los  adoro,
Junto a ti, me siento como  un alegre niño,
Que tiene en sus manos  un sublime tesoro.


El dolor  emerge  de mi corazón,
A  navegar  en  ignotos      mares,
Camina   con la marcada  ilusión,
De hallar un cariño en otros lares.

Quiero que mueran mis tristezas,
Que renazca la fe y la esperanza,
Jugar en los huertos de cerezas,
Y  besar  otros labios con bonanza.

Retornar a un vivir  sin ansiedad,
Dimitir del albor de tu presencia,
Abrigar indisoluble la sensibilidad,
Que otro  amor  de  a mi existencia.

Que el invierno  gélido  de mis días,
Se convierta en primavera de fulgor,
Y así no recordar las   horas impías,
Que   colmaron  mis noches  de dolor.

Desterrar  recuerdos de tribulación,
Ni extrañar el  bálsamo   de tus besos,
Cancelar en mi espíritu esa desazón
Y olvidarme  al fin de tus  embelesos.

Las noches dejen ocultas los pesares,
Y brille con toda su intensidad la luna,
La música suene con todos sus cantares
Y no renazca en absoluto soledad alguna.


Desde que te quiero las estrellas son más brillantes,
Y en el cielo resplandecen de extraña manera,
Parece que en sus destellos escribieran tu nombre
Y en su majestuosidad reflejan lo divino de tu  mirada.
Desde que te quiero, todo ha cambiado en mi vida,
Las horas se vuelven menos tediosas y productivas,
La aurora y el ocaso son dones del Señor del Cielo,
Que puedo contemplar colmado de paz y alegría.
Desde que te quiero, se acabaron mis fantasías,
Las quimeras abandonaron su lúgubre refugio,
Tus besos son el  néctar de tus labios escarlatas
Y tus relaciones íntimas la armonía más grandiosa.
Desde que te quiero en el horizonte te observo,
Como un ángel danzando  su aristocrático vuelo,
Te contemplo con emoción por poco enfermiza,
Y  apenas atino a entreabrir mis  trémulos labios
Para  decir con voz interrumpida  te quiero, te quiero.
El  quererte tiene el sabor de la armónica felicidad
El verso que brota delicadamente del trovador
El cariño que siente el chiquillo en su orfandad
Cuando  se refugia  tiernamente en el amor.

Anónimo 

Desconsuelo de amor

Descubro el cielo con infinita tristeza,
Y en la blancura de las límpidas nubes,
Miro con delirio y advierto  con certeza,
Que tú, muy  lentamente subes y subes.

Tu recuerdo  sigue vivo  en mi memoria,
Tus besos no los he conseguido olvidar,
Esta balada  es parte de una vieja historia
Que en ningún tiempo  quisiera recordar.

Tu figura  se va  esfumando en la distancia,
Mi corazón late con vertiginosa  decepción,
Cómo me  duele  estar afuera de tu estancia,
Y  soñar que,  únicamente  te amé con pasión.

Ojalá el tiempo  ayude  a no  pensarte jamás,
Que en mis fantasías no sientan  tu presencia,
Ser insensible, y encontrar la anhelada paz,
Y al fin  olvidarme de  tu  amor  y existencia.

Copyright © 2011 Poemas de Amor Romanticos Gratis. RenzoRiky, Poemas20 | Posts RSS | Comments RSS